¿Correr o no correr?

Ese es el dilema.

En menos de 72 horas tengo, una vez más, una cita con el destino y con 10 kilometros que pretendo correr en menos de 55 mins. (lo cual por anteriores experiencias no debería de ser difícil y no sería mi mejor marca).

Esto no debería ser mayor reto o sorpresa. No se trata de ganar la competencia. Sin duda se trata de terminarla, y de tratar de realizar un tiempo “aceptable” para mi condicion física y los kilos que he ganado desde mi última carrera formal hace ya unos 18 meses.

Intermitentemente, apoyado por unos y entusiasmando a otros, he estado preparandome durante los ultimos dos meses (y desde antes, una vez que recuperé el habito de correr de vez en vez como lo hice por años), como cuando entrenaba con un personaje de mi otrora oficina anaranyada de nombre Santos con quien me daba unos excesos atléticos en el llamado Sope de Chapultepec (en esa epoca corriamos los 10 km. en unos 42-44 minutos).

Hoy mi gran bronca y frustración fue un accidente acontecido el pasado domingo, cuando mi emoción por el regresar a las canchas de futbol, me hizo no calentar y elongar apropiadamente y sufrir a los 10 minutos de juego un pequeño desgarre/tirón en la parte posterior del muslo derecho, el cual me hizo no correr casi nada durante el encuentro (que por falta de cambios tuve que terminar completo)

Desde ese día, he mantenido reposo total y no he podido realizar la fase final del entrenamiento. Todo indica que la lesión está dando de si, y que para el día domingo, no habrá mayor inconveniente para recorrer los 10 mil metros, salvo el que quizás no pueda “echar el resto” o intentar un extra para mejorar tiempos.

El reto es terminar los diez kilometros sin perder la pierna y/o provocar el no poder hacer ejercicio por varias semanas más despues del domingo si en el esfuerzo me resiento del pequeño desgarre. Ah, y hacerlo en menos de una hora, preferiblemente, en menos de 55 mins.

Espero ver a varios ahí. Espero que los que no corren, se animen y corran. Que los que ya corren la terminen por primera vez o por enésima. Sé que una imagen dice más que mil palabras, para ello vean este video. Es lo que siento al correr. Donde sea. Cuando sea. (Pasen por alto la marca y el producto a promocionar y centrémonos más en el ánimo de correr)

Correr no es un ejercicio, es una catársis. Es dejar todo atrás, soltarse y ver sólo hacia adelante, aligerarse de ideas y estar en el momento. Es estar con uno mismo, retarse a uno mismo.

Ya les contaré si este domingo logro vencerme a mi mismo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: