Radiografías emocionales en clave femenina

Mis reseñas de Madre e Hija de Rodrigo García y Año Bisiesto de Michael Rowe en el blog de cine de RollingStone.

Radiografías emocionales en clave femenina

Por Arturo Aguilar

Pocas veces es posible encontrar en la cartelera películas que puedan considerarse propuestas honestas, sinceras y directas en sus intenciones y en sus retratos. Aún más raro es que dos cintas así se estrenen el mismo fin de semana en nuestro país. Sin embargo, a veces sucede.

‘Año Bisiesto’, la tan comentada ópera prima de Michael Rowe (película mexicana por la producción, talento y equipo detrás de ella) que se hiciera merecedora de la Cámara de Oro del Festival de Cannes en mayo pasado (el galardón más importante a una primera película), llega por fin a México.

Y con ella, uno de los retratos más complejos y ricos que el cine mexicano ha visto en muchos años. Una radiografía sin inhibiciones de la soledad, las patologías mitómanas y las presiones sociales sobre lo ‘correcto’, lo ‘normal’ o lo ‘sano’. De ninguna manera es una película sencilla. Se trata de una cinta atrevida y arriesgada, agresiva visual y emocionalmente con el espectador, que no tiene miedo de mostrar las cosas en su total crudeza, sin exageraciones ni dramatismos, sin filtros ni concesiones. ‘Año Bisiesto’ es mucho más que el ‘drama erótico’ con el que ha sido categorizada para efectos de publicidad. Es una película para cinéfilos, para quienes quieran llevarse a casa, después de un tour de force psicológico, muchas cosas para pensar y asimilar, para reflexionar. Si apeláramos a frases de mucha mayor mexicaneidad para invitar a ver esta película, quizás una muy adecuada sería: No le saquen. No tengan miedo.

Puede ser ruda, puede ser incómoda, puede ser distinta a lo que se ve normalmente, pero el resultado final, es una gran obra cinematográfica, producto de un talentoso realizador, sobrio en su economía de recursos y conocedor en su uso del lenguaje cinematográfico, muy bien acompañado por un elenco valiente y cumplidor a cabalidad. Es la historia de Laura (Mónica del Carmen) una chica originaria de Oaxaca, quien vive sola en un sencillo departamento del DF. En la soledad de ese departamento que se convierte en el único universo que conoceremos durante la cinta, los días pasan y las experiencias se acumulan rumbo a un 29 de febrero que guarda un secreto tan grande como los que Laura cuenta por teléfono a su familia y amigos al hablar de trabajo o de su vida personal.

La sucesión de días y sus encuentros con Arturo (Gustavo Sánchez Parra) los conducen a una espiral de consecuentes excesos emocionales y sexuales que podrían parecer una caída al abismo. Se trata sin embargo, de una posibilidad redentora, de una salida hacia la luz. Alrededor de eso, en lo general, esta película que hoy merece, por muchas más razones que ser mexicana, ir al cine y verla.

En la misma categoría de retratos profundos y sinceros, ambiciosos y arriesgados (cosa que hay que agradecerle a estos cineastas) llega ‘Madre e Hija’, más reciente cinta de Rodrigo García.

Rodrigo (hijo del escritor y nobel colombiano Gabriel García Marquez) es una suerte de observador profesional de la mente y el sentimiento femenino, de las hondas regiones de la psique humana, como lo ha mostrado previamente en películas como Con tan solo mirarla, Diez pequeñas historias de amor o Nueve vidas (y por supuesto en In Treatment, la reconocida serie de HBO protagonizada por Gabriel Byrne y que es un proyecto desarrollado por el propio Rodrigo García).

Con la sensibilidad de un Pedro Almodóvar al retratar los universos femeninos, García ha declarado en más de una ocasión sus razones para preferir estos a los de personajes masculinos. Además de que se le antojan mas variados, le parecen mas complicados y mas específicos. En esta ocasión, su eje temático es la maternidad y las complejas relaciones madre-hija, desde muy variadas ópticas: la de Karen (Annete Bening), quien dió a su hija en adopción y desde entonces no ha tenido un minuto de paz; la de Elizabeth (Naomi Watts), quien se ha convertido en una mujer fría y apática a cualquier tipo de vínculo familiar por alcanzar el éxito profesional; y la de Lucy (Kerry Washington), quien deberá enfrentarse a un duro proceso de adopción tras descubrir que es estéril.

Quizás García no logra llegar hasta lo más profundo de sus personajes, pero no queda duda de que lo intenta, y de que en el proceso alcanza reflexiones y momentos de innegable empatía y conexión con el público a diferentes niveles. Que hay una franqueza y sinceridad en lo que se propone en pantalla. Sus películas no pasan por alto. También lo acompañan a uno a casa después de la sala de cine.

En ambos casos, son películas que se disfrutan como cinéfilo. Que se salen de la media. Que dejan para la conversación o la reflexión. Películas, de las que nos vendría bien tener más.

Michael Rowe, Mónica del Carmen y Gustavo Sanchez Parra hablan para Rolling Stone de esta galardonada película mexicana: Año Bisiesto.

TRAILER, AÑO BISIESTO

TRAILER, MOTHER % CHILD

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: